GESTION Y CONTROL ACADEMICO EN LINEA
COLEGIO EVANGELICO LUTERANO DE COLOMBIA
CELCO
Texto de búsqueda:
Pagina de Inicio




NIÑOS AUTÓNOMOS

                                                                     “NIÑOS AUTÓNOMOS”

Los maestros Óscar Casado y Beatriz Castro dan claves en el libro 'Niños autónomos' para que los padres ayuden a sus hijos a ser más independientes

Niños con mochila

En 2004, los antropólogos Carolina Izquierdo y Osch pasaron varios meses viviendo con los Matsigenka, una comunidad indígena del Perú amazónico. Estaban allí porque, realizando un estudio cómo se educa a los hijos a asumir responsabilidades en diferentes culturas. Lo que vio entre los niños de aquella tribu le impactó, allí los menores tienen un rol muy activo y positivo en la comunidad.  Los niños van al colegio pero también colaboran, desde muy pequeños, en casa, llevando a cabo tareas como cortar ramas con machetes, cocinar, cazar, barrer, lavar la ropa y cuidar de sus hermanos. Los niños participan en oficios domésticos de forma autónoma y sin necesidad de constantes instrucciones por parte de los padres. También hacen los deberes sin supervisión adulta y se les deja equivocarse: la prueba-error se considera una de las formas más efectivas de aprendizaje. 

Posteriormente, Izquierdo y Ochs trasladaron su trabajo de campo del Amazonas hasta un acomodado barrio de Los Ángeles, se quedaron también en shock. Pero no a causa de la autonomía y ganas de cooperación de los niños de los angeles sino, por lo contrario: en las confortables casas americanas, Izquierdo y Ochs vieron madres estresadas despertando a sus hijos adolescentes, preparándoles el desayuno y recordándoles sin cesar que se lavaran los dientes, se peinaran, se pusieran los zapatos y no olvidaran la fiambrera. Las diligentes madres también les indicaban donde colocar las mochilas en el carro y qué actividades extraescolares debían realizar ese día. Si en algún momento les pedían ayuda en alguna tarea doméstica, normalmente acababan haciéndolas ellas. Las antropólogas observaron la transformación de la figura paterna o materna en la de “un mayordomo para el niño”.

Un niño preadolescente tiene problemas para acabar sus deberes y su madre la está ayudando

Una madre ayuda a su hijo con los deberes 

 Getty Images

 

Los maestros Óscar Casado y Beatriz Castro, un matrimonio con dos hijos pequeños, maestros de educación infantil y primaria, que llevan tiempo detectando la creciente falta de autonomía de los alumnos. “El problema de la hiperpaternidad, de esta crianza sobreprotectora y con una atención obsesiva hacia los hijos, lo vemos constantemente en el colegio”, cuenta Óscar Casado: “En clase, cada vez son más los alumnos condicionados por la figura del adulto que nos piden que les digamos absolutamente todo lo que tienen que hacer. Cosas como: 'Profe, ¿puedo afilar este lápiz?' Hay una falta de confianza, una inseguridad, que a menudo se genera en casa. Pero claro, si siempre le estoy diciendo a mi hijo lo que tiene que hacer y cuándo y cómo y no le dejo espacio para tomar decisiones, pues es imposible que, como por arte de magia, desarrolle la autonomía”, sintetiza.

La autonomía se trabaja temprano

Cuanto antes se empiece a educar en la autonomía, mejor: “Si se trabaja pronto los niños responden muy bien. Todo aquello que les vayas enseñando —a vestirse solos, recoger sus juguetes, poner el plato en el lavavajillas…—, lo absorben”. El problema, dice: “Son las ideas, enraizadas, de: 'Vamos a tenerles agarraditos, son muy pequeños, no pueden hacer nada…' ¡Y, no! Ya pueden hacer un montón de cosas y eso se reflejará de forma muy positiva en etapas posteriores”.

Porque la autonomía, insisten ambos, “es algo que, como todo, se aprende”. Un concepto amplio, basado en la capacidad del niño “de autorregular su conducta y de tomar decisiones para solucionar problemas en el día a día: de un conflicto con su compañero a hacer una tarea en casa sin la constante supervisión de los padres”, definen. Esta habilidad se trabaja en la escuela, donde al formar parte de un grupo amplio, los niños no tienen un adulto sobrevolando constantemente sobre ellos como un helicóptero, pero se desmonta a menudo en el entorno familiar. “Hay niños que dentro del aula son autónomos, maduros pero, cuando salen, ya están los padres llevándoles mochila o poniéndoles el chupete”, ejemplifica Beatriz Castro.

Para fomentar la autonomía hay que empezar desde casa, con cosas sencillas. Los expertos coinciden que la colaboración de los hijos en las tareas domésticas y su responsabilidad en ciertos aspectos de su día a día —como gestionar sus deberes— son herramienta muy útiles. Sin embargo, para muchos padres hoy no es una prioridad que los hijos ayuden a poner la mesa o se preparen la mochila. Estos gestos sencillos no parecen prestigiosos en un mundo en el que, sin embargo, los niños hacen cosas muy sofisticadas, precozmente. En una de las paradojas de este siglo, hoy encontramos niños de corta edad que esquían y estudian chino pero no saben atarse unos zapatos, pelar una pieza de fruta o poner la ropa en el cesto de la ropa sucia.

 “Es verdad que, en la crianza, las prioridades las establecen los padres, pero igual eso que parece lo más importante no es lo más necesario para tu hijo”, reflexiona Óscar Casado, cuya tesis doctoral versó sobre la autorregulación en el aprendizaje. A él le parece estupendo que un niño sea un campeón de ajedrez o toque el saxofón pero considera “que primero están las cosas del comer”. Y lo que interesa es que un hijo sea, por ejemplo, capaz de hacer sus deberes o de dormir solo: “Esas cosas básicas que le van a dar seguridad e independencia en la vida; que le servirán para entender que no siempre depende de sus papás”.

Criar hijos autónomos es parte de un proceso que requiere tiempo y constancia. “No se trata de dejarles a la deriva sino de acompañarles, con recursos adecuados a su edad”, indica Beatriz Castro. Los recursos abundan. Las extraescolares, por ejemplo: “A veces tienen tantas que ni ellos saben a dónde van, en parte porque no se ha fomentado esa autonomía; actuamos como secretarios”, observa. Los padres, dice, deberíamos aprovechar estas situaciones para enseñarles algo tan valioso como es la autogestión del tiempo: “Ayudarles a que ellos aprendan a organizarse para las actividades: qué han de llevar, a qué día, a qué hora… La autonomía va ligada al desarrollo de la responsabilidad y para ser responsable, necesito ser consciente”.

Para conseguir hijos autónomos, estos expertos proponen un modelo de paternidad preocupado por el bienestar de los hijos, obviamente, pero evitando la sobreprotección. La sobreprotección, reiteran, es el principal obstáculo para la emancipación. Una crianza atenta, que confíe en las capacidades de los hijos, les deje equivocarse y aproveche cualquier oportunidad para desarrollar la autonomía en situaciones cotidianas. Lo llaman el Método Mary Poppins, en homenaje a la mítica y sabia niñera de Disney: “Lo ideal es encontrar el equilibrio entre dar afecto a los hijos pero, al mismo tiempo, dejarles que se enfrenten a desafíos, adquieran responsabilidades y encuentren momentos para tomar decisiones y asumir las consecuencias de estas”, indica Oscar Casado. Y así, paso a paso, hasta llegar al punto en que ya no nos necesiten: “Lo interesante de Mary Poppins es que hay un momento en el que dice: 'Ya he hecho mi trabajo y ahora… me voy'. Desaparece y ellos siguen su camino, que es un poco una metáfora de la paternidad”, resume.


[Volver]

* Articulos recientes *

CUARESMA > 2024/02/14

REGRESO A CLASES 2024 > 2024/01/24

ADMISIONES 2024 > 2023/08/16

AGOSTO > 2023/07/28

RECESO DE MITAD DE AÑO > 2023/06/27


   Fin Articulos Recientes
 
 Admisiones   
 

 ICFES   
 

 Bibliotecas Virtuales   

 Contenidos   
 

 Navegadores   
 

SISTEMA INTEGRAL DE INFORMACION PARA EL REGISTRO Y CONTROL DE VALORACION ACADEMICA
www.controlacademico.com   -  email: info@controlacademico.com

fecha: - 2024-2-28 04:42:49
Ideas Con Futuro © Copyright 2024 All Right Reserved